Traductores » Blog de traducción » herramientas y apps de traducción » Los mejores correctores ortográficos de textos en inglés

Los mejores correctores ortográficos de textos en inglés

Corrector ortográfico de inglés

A la hora de aprender un nuevo idioma, más allá del vocabulario, también entran en juego los conocimientos sobre ortografía y gramática. Los correctores ortográficos de inglés resultan indispensables para el día a día de cualquier profesional o estudiante que maneje el inglés. 

Vamos a detallar qué aplicativos de corrector ortográfico se pueden encontrar en Internet, como apoyo al aprendizaje del inglés o a la redacción profesional de textos en esta lengua. 

10 herramientas de corrección ortográfica de documentos redactados en inglés

Herramientas de corrección ortográfica en lengua inglesa

Aparte de destacar por ser una popular herramienta de referencia para consultar vocabulario, Reverso también incluye funcionalidades de corrector ortográfico de inglés, conjugador, asistente gramatical y traducción automática, para textos de un máximo de 600 palabras.

Aunque sus desarrolladores incluyen una aplicación para smartphones iOS y Android, las funciones de corrección ortográfica y gramatical solo están disponibles en su sitio web, donde también podemos encontrar una lista completa de sinónimos para ayudarnos a enriquecer nuestro vocabulario.

Al aplicar una corrección, la aplicación subrayará el texto con sus sugerencias de corrección. Asimismo, Reverso cuenta con herramientas de detección de palabras incorrectas o desconocidas, y funciona indistintamente con textos en inglés británico o en inglés americano.

Este corrector gramatical de inglés también incluye funciones de diccionario, de validación ortográfica y de asistencia a las reglas generales del idioma. Con Scribens se puede obtener fácilmente una corrección precisa de cartas de presentación o correos electrónicos.

Una funcionalidad muy peculiar que tiene esta aplicación es la corrección directa sobre posts en redes sociales; además, en el sitio web de Scribens se incluyen una serie de plugins para realizar pruebas gratuitas.

Sin embargo, no es una herramienta gratuita, y requiere de una suscripción mensual por 5,90 euros al mes; también se puede contratar en la modalidad de pago anual por 39,90 euros al año (3,33 euros mensuales).

Este corrector gratuito de textos en inglés ha sido diseñado por el profesor Nicholas Walker, de la Universidad de Montreal, y contiene una serie de funcionalidades idóneas para los alumnos que estudian este idioma como segunda lengua. Cuenta con juegos interactivos para aprender la ortografía inglesa, y un asistente para la redacción de textos.

Virtual Writing Tutor Incluye herramientas de corrección de textos que sirven de apoyo a la revisión de textos, por lo que si has traducido un texto por tu cuenta y quieres pasarle una revisión completa, puedes contar con esta aplicación 100% gratuita (y libre de registro) para textos de extensión inferior a 500 palabras. Para correcciones de textos de 3.000 palabras, es necesario registrarse en la aplicación.

Grammarly es más que un corrector de textos online: se podría catalogar como la herramienta definitiva para aprender un buen estilo de redacción en la lengua inglesa, ya que no solo se limita a revisar aspectos como la ortografía, la gramática o el vocabulario, sino que es capaz de detectar plagios.

Esta aplicación incide mayormente sobre el formato de las oraciones, permite corregir la puntuación de frases complejas y adapta la corrección ortográfica al contexto en el que se encuentra cada palabra.

Sin embargo, no permite la posterior edición del formato del texto revisado (cursiva, negrita, subrayado), y es necesario darse de alta en una cuenta de pago para acceder a las funcionalidades completas.

Esta aplicación es la prueba de que corregir textos en inglés se puede aprovechar para aprender profundamente el idioma: Spell Check Plus es un corrector 100% gratuito desarrollado para el aprendizaje del inglés.

Las propuestas de vocabulario que hace el corrector son de una gran riqueza, e incluye precisas (y exigentes) notas gramaticales, que funcionan casi como un profesor de inglés en línea: se elimina un 4% por falta por cada secuencia de 100 palabras.

Aunque cuenta con una interesante herramienta de ejercicios complementarios de refuerzo, a través de los cuales es posible trazar una ruta de aprendizaje, carece de diccionario propio y no distingue entre el inglés americano y el inglés británico.

La detección avanzada de errores gramaticales en inglés es el fuerte de LanguageTool, que consigue llegar a donde no llegan los correctores ortográficos convencionales: adicionalmente, destacamos su soporte de corrección gramatical para más de 20 idiomas.

Asimismo, LanguageTool incluye ejemplos de reglas gramaticales y acceso a pequeñas lecciones por cada error gramatical detectado: la aplicación se puede descargar para funcionar localmente en el PC y, si utilizas LibreOffice, podrás hacerte con un plugin para corregir directamente textos en la suite.

No cuenta, por el contrario, con una aplicación para smartphones; no obstante, y aunque todavía el corrector puede contener algunos errores por encontrarse aún en desarrollo, incluye dialectos de la lengua inglesa que permitirán una mayor precisión en el aprendizaje.

Ginger destaca por ser una herramienta valorada muy positivamente por los profesionales de la enseñanza de idiomas: permite detectar errores ortográficos en inglés, así como analizar la tipografía, la fonética y la gramática.

Además, incluye un peculiar asistente de formulación de frases, destinado a ayudarte en tu estilo de escritura y hacerlo más natural (como si fueras angloparlante nativo). El programa se puede integrar en la suite Microsoft Office mediante un plugin, y descargarlo en ordenadores Windows y Mac.

Sin embargo, la mejor versión de Ginger es de pago: cuesta 24 euros al mes o 104 euros al año: no es buena idea adquirirla si no vas a realizar revisiones de textos de forma relativamente frecuente.

Las aplicaciones mencionadas tienen como finalidad principal corregir errores de gramática en inglés, pero Spellex va más allá y descompone las palabras para ayudar a la pronunciación, siendo una herramienta única para complementar el inglés escrito con el inglés oral.

Con esta aplicación, no solo se tiene acceso a un completo corrector de inglés, sino a una herramienta completa destinada a mejorar la dicción: permite un aprendizaje natural del orden en el que hay que colocar las palabras, y lo apoya con información sobre su pronunciación.

Las funcionalidades de este software quedan algo cortas si no se elige la versión de pago; no obstante, si se trabaja o estudia regularmente el idioma, puede merecer la pena suscribirse, ya que contaríamos con revisión ortográfica, gramatical, oral y de vocabulario en una sola herramienta.

Este corrector de textos distingue entre inglés británico y americano, y destaca por tener una interfaz intuitiva y simple; añade sugerencias de nuevas palabras y de vocabulario especializado, especialmente del campo de la medicina.

Cuenta con conectores para anclar a Twitter o a un sitio web, con un contador de palabras (algo muy útil para traductores o redactores) y con un diccionario online de definiciones, de sinónimos y de homónimos. No obstante, carece de opciones de tratamiento de texto y la corrección no siempre es tan precisa como debería.

Con Whitesmoke Writer no solo se puede corregir ortografía en inglés, sino que enseña cómo redactar textos en inglés como un auténtico nativo, gracias a sus funcionalidades de revisión gramatical, corrección de estilo y de puntuación, y de diccionario en línea.

Además incluye varios modelos de cartas y documentos oficiales en inglés, para ayudarte a depurar tu estilo de escritura; es una herramienta totalmente especializada en este idioma. Pero todas las funcionalidades solo están disponibles en la versión completa de pago.

El conocimiento profundo de un idioma requiere hacer una inmersión en todos sus aspectos, y contar con un buen corrector ortográfico y gramatical supone un gran apoyo al aprendizaje. También es una herramienta esencial para complementar a cualquier traductor de español a inglés.